TIPC
Buscar

La cuarta revolución industrial: ¿un paquete de cambio transformador?

Blog

MAYO 2018

El Foro Económico Mundial (WEF) es mejor conocido como el organizador del espectáculo anual de medios en Davos que reúne a líderes mundiales del gobierno y las empresas para mostrar su ropa de esquí mientras hacen pronunciamientos sobre el estado del mundo. El WEF es el impulsor clave de una visión de futuro, el 4th revolución industrial (4IR) o Industria 4.0, si prefiere su otra etiqueta. La profecía de la próxima revolución industrial es un viejo tropo, movilizado tanto para argumentos de venta mundanos como para visiones utópicas de un futuro glorioso habilitado por una sucesión de nuevas tecnologías. Esta vez, Klaus Schwab (fundador y líder de WEF), está promoviendo una visión de cambio transformador que involucra la fusión de sistemas digitales, biológicos y físicos para crear una cornucopia de nuevas oportunidades comerciales acompañadas de las incertidumbres de grandes trastornos y trastornos. Por cierto, se llega a cuatro agregando electrificación y la línea de ensamblaje (2IR), digitalización y automatización (3IR) a los cambios anteriores provocados por la energía de vapor y la mecanización temprana (el 1IR). En el 4IR, las tecnologías digitales permiten la expansión masiva del diseño genético; la inteligencia artificial (IA) permite a los robots de arranque automático y a los vehículos autónomos; y los avances en las neurociencias desdibujan la interfaz entre los humanos y sus creaciones. Para su crédito, Schwab y sus colegas se dan cuenta de que esta visión tiene sombras oscuras y rayos de luz. El WEF es una organización comprometida con forjar la cooperación internacional; se necesitará una cantidad sustancial de cooperación para mantener a raya esas sombras oscuras. Amplia cooperación y pensamiento político transformador, con enfoques que son verdaderamente innovadores, no solo empaquetados como tales. Una revolución no es una revolución a menos que se oponga a las tendencias, formas, ideas y sistemas.

Si retrocedemos al mundo en el que vivimos, podríamos preguntarnos qué ofrece esta visión para abordar las dificultades actuales. Los 'grandes' y 'perversos' desafíos del cambio climático, el agotamiento de los recursos, las desigualdades en la distribución del ingreso y la persistencia de la exclusión y la pobreza. Estos dilemas globales no se ignoran, sino que se incluyen en la visión 4IR. ¿Le preocupan los gases de efecto invernadero derivados del transporte mundial? El 4IR traerá un cambio fundamental en la automovilidad (esos autos autónomos), la producción local de bienes (esa nueva impresión 3D) y los bosques genéticamente modificados para capturar CO2. Si uno lee con atención, encontrará la necesidad de una regulación en forma de impuestos al carbono que proporcionarán los incentivos (y oportunidades comerciales) para estas y otras posibilidades tecnológicas. Todo muy dentro del Marco 2 desde la perspectiva de la Política de Innovación Transformadora. De manera similar, la abundancia de innovación derivada de los desarrollos basados en la ciencia ofrecerá los medios para remediar el agotamiento de los recursos con nuevos materiales; abordar las desigualdades en la distribución del ingreso con una nueva capacitación de la fuerza laboral; y erradicar la exclusión y la pobreza con cultivos modificados genéticamente.

El 4IR trata sobre el tecno-optimismo y los tecno-optimistas siempre tienen una solución que, en principio, podría ser capaz de abordar las necesidades y los desafíos sociales. A veces tienen razón. Sin embargo, lo que probablemente ha cambiado es la confianza en que tales soluciones no imponen costos ni consecuencias. Más a menudo, el daño colateral y la dislocación que acompañan a la implementación de soluciones profundizan aún más los desafíos que enfrentan las sociedades. El tecno-optimismo ha tenido una larga licencia para perseguir e implementar tales remedios. Quizás sea el momento de considerar algunos términos y condiciones para su renovación.

Tomemos el ejemplo de esos robots impulsados por IA que han recibido tanta atención últimamente con graves predicciones de pérdidas masivas de puestos de trabajo. Históricamente, la responsabilidad del desempleo tecnológico (mejoras de la productividad basadas en la innovación que eliminan puestos de trabajo) se ha asignado a los trabajadores desplazados y a la sociedad en general. Si el impacto en el empleo de la implementación de robots impulsados por inteligencia artificial va a ser grande, tal vez ahora sea el momento de compartir los costos de desarrollar trabajos para aquellos trabajadores que son desplazados. En otros contextos, a menudo se argumenta que el sector privado es más eficiente; ¿por qué debería ser menos cierto en la gestión de los recursos humanos desplazados? Este es uno de los muchos ejemplos en los que los supuestos que subyacen a la sociedad moderna deben reexaminarse para producir transformaciones. ¿Deberían los recursos humanos ser 'libremente disponibles' o las empresas tienen mayores responsabilidades para con las personas que hacen posible sus actividades actuales? Algunos dirán que tales cambios obstaculizarán el progreso, lo que luego conducirá a preguntas de progreso hacia ¿qué y para quién?

En la visión del mundo de los tecno-optimistas, los límites son solo impedimentos temporales. Por lo tanto, la afirmación es que 4IR aliviará estos límites con una larga serie de innovaciones: nuevos materiales, mayores eficiencias e incluso enfoques de la economía circular (un mayor reciclaje y reutilización que no se acerca a la extracción de nuevos recursos). Una vez más, hay que reconocer que los promotores del 4IR establecieron el objetivo de mejorar el bienestar humano sin dejar de ser agnósticos si el crecimiento económico es la mejor, y mucho menos la única, medida de esta mejora. Lo que falta, sin embargo, es un "balance" convincente que muestre los costos y los beneficios de la 4IR. Dentro de la visión de 4IR, este balance se equilibra mediante una combinación de regulación ex post e incentivos económicos (por ejemplo, impuestos al carbono). Los elementos del balance también tienen un costo en términos de voluntad política y compromiso gubernamental sostenido que, en el mejor de los casos, es desigual. La cuestión del balance es un aspecto secundario para los promotores de la 4IR porque la 4IR, al igual que otras predicciones revolucionarias, presenta una opción entre una u otra: avanzar hacia la 4IR o quedarse atrás. La retórica de quedarse atrás es una forma de transmitir no solo la urgencia sino también la inevitabilidad de la 4IR. Clava la venta. Pero, ¿la versión 4IR del futuro realmente nos lleva a una nueva trayectoria transformadora o simplemente estamos en una nueva sección del mismo camino desgastado?

La audiencia de la visión 4IR es una mezcla de tomadores de decisiones en el sector público y privado, y los actores de la ciencia y la ingeniería. También habrá nuevos actores: empresarios que aprovechan las oportunidades que ofrece la 4IR y se suman a la comunidad de tomadores de decisiones del sector privado. Es esta audiencia la que se espera que haga la revolución. En otras palabras, la distribución actual del poder y la toma de decisiones se considera invariable en la visión 4IR. Quienes estén fuera de esta audiencia deberán adaptarse a los cambios, asegurándose de que sus hijos reciban la educación adecuada en materias STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) y encontrando su propio camino en este nuevo mundo. Las ideas sobre cambios en la participación y la voz democráticas se encuentran en la periferia de la discusión.

El 4IR es grande y audaz: promete una transformación fundamental del mundo en el que vivimos. Sin embargo, tal como lo presenta el WEF, la visión 4IR carece de la sabiduría que deberíamos haber obtenido de visiones industriales anteriores, excluye a la mayoría de las personas que se verán afectadas al tomar decisiones sobre cómo se desarrolla y plantea una dura elección entre apresurarse a adaptarse a la situación. cambiar o quedarse atrás. En cambio, el cambio de sistema transformador debería involucrar medios nuevos, más profundos e inclusivos de gobernar y adaptarse al cambio que reconozcan que hay muchos caminos hacia el futuro. La selección de los que seguimos debe ser negociada por todos los que vivirán en ese futuro.

Para más información sobre cómo dar forma a los 4th Revolución industrial, escuche la serie Podcast. https://itunes.apple.com/gb/podcast/shaping-the-fourth-industrial-revolution/id1334897238?mt=2&i=1000403956099

[/ et_pb_text] [/ et_pb_column] [/ et_pb_row] [/ et_pb_section]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.